¿Conoces sobre los objetivos SMART y su importancia en el crecimiento de la empresa?

Uno de los adjetivos que más escuchamos en la actualidad es “SMART”. Lo escuchamos desde en artículos que utilizamos, e incluso lugares a los que asistimos. Ahora sabemos que al decir que es SMART, hace referencia a algo que dentro de sus cualidades está el ser inteligente debido a su funcionamiento y a su tecnología.

Bien para entender que son los objetivos SMART, primero te invito te tomes un minuto y pienses en lo que quieres conseguir a corto plazo, ¿hacer un viaje, comprar una casa o hasta impulsar tu negocio? Todo proyecto inicia con las preguntas: ¿qué quiero?, ¿cómo lo quiero?, ¿cuándo?, ¿en cuánto tiempo?

Pues a nivel empresarial esta situación no difiere en absoluto, pues, en cualquier empresa, es necesario fijar objetivos claros. Establecer estos objetivos parece sencillo, pero si no son concisos podemos perdernos en el camino.

Y ¿por qué debes definir claramente un objetivo para el éxito de la empresa?

En cualquier empresa, es indispensable tener los objetivos bien claros para crecer de manera inteligente. Se basa en realizar un análisis de la situación de la empresa, los colaboradores y clientes, para definir metas precisas que, a corto, mediano y largo plazo, ayuden a encauzar las acciones para cumplir sus propósitos.

En pocas palabras No tener objetivos claros, es como navegar a la deriva en el océano.

¿Cómo son los objetivos SMART?

La traducción al español de la palabra “Smart” es inteligente, como bien denota su nombre, establecer un objetivo se tiene que hacer de manera lógica y sirve para tener un marco definido de acción y tiempo de tus metas.

En este caso en específico se utiliza para recordar las características que debe tener un objetivo, esto es:

• S-Específico: Para formular un objetivo de forma correcta, debes expresar de manera clara lo que quieres lograr. Cuestiónate, ¿qué quieres conseguir? y ¿qué necesitas para lograrlo? Utiliza verbos en infinitivo para que la acción resalte y recuerda: mientras más específico, mejor.

• M-Medible: Tu objetivo debe poder medirse y para ello, es bueno fijar una fecha límite y darle seguimiento para definir si se puede cumplir o si debes realizar algún ajuste. Determina tus objetivos con variables que puedas medir.

• A-Alcanzable: Tus objetivos deben ser realistas, esto es, sin caer en lo apáticos o demasiado ambiciosos. Deben ser razonables y posibles de acuerdo a las capacidades de tu equipo de trabajo y el desarrollo histórico de tu empresa.

• R-Relevante: Un objetivo relevante se apega a lo que busca la empresa, ya que, los objetivos irrelevantes no sólo no se cumplen, sino que, guían a la empresa en una dirección equivocada. Para definirlo, es necesario que sepas con qué medios cuentas y qué medios adicionales necesitas. Además de tomar en cuenta los obstáculos que te encontrarás en el camino.

• T-En tiempo determinado: Al delimitar la fecha de cumplimiento de un objetivo, ayudas a que tu equipo de trabajo busque continuamente su cumplimiento, pues, de otro modo puede olvidarse o volverse irrelevante. Es muy importante que no olvides fijar una fecha límite para alcanzar el objetivo planteado.

Hacer esto no es tarea fácil y seguro te requerirá tiempo y esfuerzo, pero veras que la recompensa es mayor.

Ahora que sabes qué son los objetivos SMART y cómo pueden ayudarte en la planificación de tu estrategia. Te invitamos te pongas en acción para realizarlos y te ayude a encontrar la claridad en tus metas.

Esta entrada fue publicada en ADAMS. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario