La Norma 035 no es una moda, es una apuesta por el bienestar

En los últimos meses el tema de la Norma 035 referente a la Prevención de Factores de Riesgo Psicosocial ha tenido gran auge, lo cual no es una temática exclusiva de nuestro país, más bien esta Norma está enmarcada en una tendencia internacional en donde las organizaciones comienzan a apostar por brindar a sus colaboradores más que solo un desarrollo económico, un crecimiento integral, al comprender que son la pieza fundamental que hace que todo lo demás sea posible (ventas, procesos, producción).

Este artículo más allá de un resumen de los principales puntos de la Norma, pretende aportar una nueva visión sobre la importancia de fortalecer e impulsar el bienestar de sus colaboradores, partiendo del entendido que son personas con necesidades, intereses, motivaciones y que además son seres integrales, por lo cual lo laboral es solo una parte de su vida. Si cada organización (incluyendo patrón, líderes y colaboradores) actuará desde esta visión el cumplimiento de la Norma estaría más que asegurada.

Es digno de reconocerse, el hecho de que por fin una Norma en México centré su atención en los Factores de Riesgo Psicosocial, los cuales hace algún tiempo ni siquiera se reconocían, ya que la seguridad y salud en el trabajo se limitaba a riesgos en la salud física. Sin embargo en la aplicación de la misma es fundamental no conformarse con que no aparezcan situaciones negativas que lleven a la violencia, el acoso, el estrés crónico, ansiedad, jornadas extenuantes, sino ir más allá y, en realidad, garantizar un Entorno Organizacional Favorable, que dicho de otro modo es un espacio seguro de convivencia y desarrollo para sus colaboradores.

Infografía NOM

Otra cuestión que cabe analizar es que las obligaciones expuestas en la Norma 035, aunque las que corresponden al patrón y las relacionadas con los trabajadores estén escritas de manera separada, para su mejor interpretación deben de verse como un proceso de corresponsabilidad, en el cual ambas partes tienen un papel fundamental, ya que no se trata de que el patrón dé y el trabajador reciba, sino que todos los miembros de la organización se involucren de forma proactiva y responsable, no solo en el cumplimiento de la Norma, sino en asegurar que el lugar de trabajo sea uno al que se quiere regresar todos los días.

Sin lugar a dudas, muchas empresas se subirán a este barco por una cuestión de cumplimiento de la obligación y con ello evitar multas. Solo algunas entenderán que, si en realidad se comprometen con esta visión más humana, positiva y alentadora de lo que es la vida laboral, obtendrán grandes beneficios, entre ellos un equipo con mayor sentido de pertenencia y dispuesto a aportar su talento para el crecimiento de la organización. Es más, unas cuantas ya lo hacen desde hace algunos años y han transformado con ello su cultura organizacional. Se prevé que éstas serán las organizaciones del futuro: positivas y saludables.

¿Tu organización está lista para abrazar al futuro?

Esta entrada fue publicada en ADAMS. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario