Mejora continua – Kaizen

Una de las principales metas de una empresa siempre debe estar el de mejorar día a día sus prestaciones y ofrecer los mejores productos o servicios con la mejor relación calidad-precio. Ése es el objetivo que persigue el concepto de mejora continua; más que una estrategia, una razón de ser y una obligación ineludible para cualquier organización.

La mejora continua tiene su origen en Japón, en la filosofía de trabajo Kaizen, que se basa en el precepto de que “Hoy mejor que ayer, y mañana mejor que hoy”. Y alguno de los beneficios del Kaizen comprenden la calidad mejorada y la mayor productividad.

Kaizen es un enfoque humanista porque espera que todos participen en él. Está basado en la creencia de que todo ser humano puede contribuir a mejorar su lugar de trabajo en donde pasa la tercera parte de su vida.

buen ambiente laboral

Cuando se introduce Kaizen por primera vez la administración puede verse con facilidad un aumento del 30 al 50 e inclusive al 100% en la productividad, y todo esto sin grandes inversiones de capital.

Kaizen ayuda a reducir el punto de equilibrio, ayuda a la administración a poner más atención a las necesidades del cliente y a construir un sistema que tome en cuenta los requisitos de estos mismos.

Por último, Kaizen hace el negocio más competitivo y lucrativo. Durante los últimos 60 años la administración japonesa ha seguido la política de mejoramiento continuo y constante sin llamarlos oficialmente Kaizen, por lo que podemos concluir que Kaizen debe ser uno de los pilares básicos de una empresa, una obligación y un objetivo.

La búsqueda y el afán por seguir mejorando es la única manera de conseguir alcanzar la máxima calidad y la excelencia. Es el primer paso para alcanzar la calidad total.

Esta entrada fue publicada en ADAMS. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario